jueves, 26 de abril de 2018

Que les paguen, que les paguen


FOTOGALERÍA
¡Glorioso Rebaño!
El Guadalajara se coronó en la Liga de...
"Que les paguen, que les paguen", coreó la gente al momento que Miguel Basulto se preparaba para levantar la copa de la CONCACAF, mientras Matías Almeyda se fundía en un abrazo con su cuerpo técnico sabedor de que había entrado a la élite de los entrenadores de Chivas más ganadores.

Y es que la consecución del que también fue el pase al Mundial de Clubes estuvo empañada por los reclamos que los jugadores hicieron a su directiva ante la falta de los pagos por los premios prometidos desde el año pasado al lograr el doblete, y por decirlo de alguna forma, hicieron que ayer los futbolistas jugaran bajo protesta.

Pero Matías antes de pensar en levantar su voz como el jefe del grupo tenía que lograr el objetivo, darle a Chivas el que de paso fue su quinto título como entrenador rojiblanco y que le dio el pase a Dubai el próximo diciembre para medirse ante los gigantes del planeta.

Y aunque después del título el pastor tendría todos los argumentos para exigir e interceder por sus muchachos, se limitó a decir que sobre ese tema están enterados quienes deben saberlo y no va a ventilar nada a los medios.

"No me corresponde a mi hablar de esto, estoy al margen los jugadores saben lo que pienso y los dirigentes saben lo que pienso con respecto al tema, queda de puertas para adentro lo que es mi parte", declaró.

Algo tiene Almeyda con esta cancha que lo que disputa gana. En los primeros minutos, con las manos en los bolsillos trataban de contener su emoción, luego en cuclillas, y después con el eufórico grito de gol tras el 1-0 de Orbelín Pineda que pensaba, sería el del título.

Para el segundo tiempo las cosas se complicaron, los goles del Toronto lo hicieron pasar de la euforia a los nervios, mismos que contuvo en la serie de penales, hasta que el fallo de Michael Bradley les dio el título y entonces de nuevo, se fundió en un abrazo con su cuerpo técnico.

Pero, ¿seguirá Almeyda al frente del proyecto rojiblanco para en diciembre llegar a Dubai?, ni el propio Almeyda se atrevió a responderlo.

"Con respecto a lo otro (dirigir el Mundial de Clubes), el futbol es muy dinámico, y yo realmente hoy, mañana y pasado quiero festejar esto porque nos ha costado mucho, vamos a tener 30 días de vacaciones que realmente los estoy necesitando, el semestre pasado termine con cinco úlceras, este semestre fue duro también entonces necesito estar un tiempo con mi familia, necesito ir a visitar a mi abuela que tengo enferma en argentina, necesito saludar a mis hermanas y previo a irme de vacaciones tendré esta charla con la directiva como debe ser, como ha sido siempre pero con muchísima tranquilidad", sentenció.